ME SIENTO INSEGURA, ¿QUÉ PUEDO HACER?


Elisa lleva toda la vida dejando que los demás tomen decisiones por ella, ya cuando era adolescente le costaba decidir qué estudiar, qué ponerse, con quién salir, nunca estaba segura de lo que realmente quería.

Siempre necesitaba que alguien le diera “un empujoncito”, que, además, confirmara que lo que hacía estaba bien y si sus padres, amigas, pareja le decían que habían otras opciones mejores empezaba a cuestionar sus razones y cambiaba de opinión.

Pero ahora Elisa es una adulta, y tiene que tomar decisiones todos los días, algunas cotidianas y sencillas cómo qué cocinar hoy, otras más complejas como pedir un ascenso que cree merecer después de varios años en la empresa trabajando mucho. Por otro lado, un ascenso supone más responsabilidades y más ocasiones en las que tomar decisiones y esto le abruma de tal modo que lleva algunos días como paralizada, la angustia que siente la lleva a plantearse, no sólo no pedir el ascenso sino dejar el trabajo. La inseguridad es un problema para una parte importante de la población, pero ¿por qué nos mostramos inseguros? ¿Por qué nos cuesta tanto tomar decisiones? Hay diversos factores y algunas características personales que están detrás de estas dificultades. En ocasiones nos cuesta escoger entre varias opciones porque pensamos que ninguna es suficientemente buena y nos dedicamos a buscar incesantemente para encontrar la elección perfecta. Otras veces evitamos elegir para evitar conflictos o el rechazo de los demás sino tomamos la decisión correcta. Nuestra autoestima también juega un papel importante en la toma de decisiones si tenemos un pobre concepto de nosotros mismos, nos resultará más difícil elegir, porque pensaremos que no somos suficientemente capaces. Tener una necesidad excesiva de agradar a los demás afecta también a nuestra seguridad a la hora de elegir y nos hace dependientes de los demás. La inseguridad tiene que ver también con no tolerar las situaciones nuevas. “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” como dice el refrán, y muchas personas para no sentir el miedo, la incertidumbre o la inseguridad que producen las situaciones nuevas de la vida no se arriesgan a tomar decisiones ¿Qué podemos hacer para superar nuestra inseguridad? – Empezar a tomar decisiones cotidianas con rapidez, sin analizarlas una y otra vez, sin importar lo acertada o no que sea esta decisión, es una manera eficaz de adquirir un hábito que nos ayudará a tener mayor seguridad – Haz una lista de tus cualidades y tus logros, sé generosa imagina que la haces de una amiga y actúa en consecuencia – Controla los pensamientos negativos, las cosas no son blancas o negras y los matices nos ayudan a ser mas objetivos y, por tanto, a decidir mejor.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>